Demian (1919) de Hermann Hesse

Abril 2020

El literato alemán relata la historia de Emil Sinclair, de su adolescencia a la edad adulta, en una constante búsqueda de una verdad que se encuentra alejada del idílico mundo familiar. A través de su relación con símbolos y personajes que se salen de su normalidad, como Abraxas, Caín, Pistorius y, sobre todo, Demian, el protagonista Sinclair es capaz de “encontrarse a sí mismo”. Ser adolescente requiere muchas veces saltarse las normas, luchar contra las opresiones del mundo adulto; Sinclair lo consigue y le lleva al fatalismo y a la frustración, pero también a la sana soledad y a la paz espiritual…

Como dice Hesse, siempre tan espiritual…

“Se podrían contar cosas hermosas, delicadas y amables de mi infancia, de mi seguridad junto a los padres, del amor filial y de la vida apacible, caprichosa en aquel ambiente suave, cariño y diáfano. Pero sólo me interesan los pasos que di en la vida para llegar a mí mismo. Todos los bellos momentos de reposo, los islotes de felicidad y paraísos cuyo encanto conocí quedan en la lejanía resplandeciente y no deseo volver a pisarlos”.