Historial viajero

Fui concebido en México.

Subí a un avión cuando tenía 2 años y fui a Tenerife, pero no lo recuerdo.

La primera vez que salí de España fue con 7 años, a París.

A través de viajes familiares visité Holanda, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Irlanda y Portugal.

En Colliure (Francia), 2010.
En Lisboa (Portugal), 2012.

Cuando era adolescente estuve dos semanas en Ilfracombe aprendiendo inglés. 

En Ilfracombe (Reino Unido), 2010.

Durante mi infancia y adolescencia visité todas las comunidades autónomas de España a excepción de Ceuta, Melilla y Murcia. En Andalucía he estado repetidas veces (y la extraño mucho).

En Zaragoza (españa), 2013

Ya con mayoría de edad volví a París y me enamoré de la ciudad. Escribí mi primera experiencia viajera.

En París (Francia), 2015.

Luego de eso recorrí junto a mi hermana pequeña Polonia, República Checa, Hungría, Eslovenia, Croacia para acabar en Venecia, mediante trenes, buses y autostop. Escribí un diario al respecto, y di inicio a Barrioviajero.

En Venecia (Italia), 2015.

Al cabo de unos meses estuve visitando el norte de Alemania. Fui a ver a una amiga y pude descubrir Hamburgo, Bremen y Berlín.

En Berlín (Alemania), 2016

Pasé una semana en el norte Tenerife junto a la familia de un muy buen amigo mío, y desarrollé un fuerte arraigo con sus gentes. 

En Tenerife (España), 2016.

Me fui a Cuba con varios amigos. Me enamoré de La Habana y de Cuba en general. Escribí un extenso diario de más de 100 páginas. ¿Podría llamarlo mi primer libro?. 

En Playa Santa Lucía (Cuba), 2016.

Estuve unos días en Marruecos, explorando Marrakech y la cultura árabe-marroquí.

En Zagora (Marruecos), 2016.

He visitado Madrid en tres ocasiones. La primera, de pequeño; la segunda, en las Marchas de la Dignidad; la tercera, visitando a un amigo. 

En Madrid (España), 2017

Conozco muchas partes de Cataluña, mi tierra. Siempre he sido más de playa que de montaña, y he veraneado en Calafell. 

En el Parc Nacional d’Aigüestortes (Cataluña), 2017.

Fui a La Patum de Berga y las pasé canutas con tanto fuego. 

En Berga (Cataluña), 2017.

Estuve en Nápoles, otra de mis ciudades preferidas, y Roma

En Roma (Italia), 2017.

Estuve en la antigua Yugoslavia, recorrí Croacia, Budapest, Serbia, Bosnia, Albania, Montenegro, Kosovo, Macedonia y Bulgaria. Los Balcanes occidentales fueron un shock político. 

En Prizren (Kosovo), 2017.

Me fui a vivir a Edimburgo, capital de Escocia, con poco dinero, sin contactos y con un nivel medio de inglés. Lo que iban a ser cinco meses fueron un año, y coseché mi primera experiencia viviendo en el extranjero. 

En Edimburgo (Escocia), 2017

Desarrollé habilidades que nunca podría haber imaginado, aprendí de mi mismo, también sufrí. Escocia me encantó, pude explorarla con profundidad gracias a mi trabajo de camarero en un PUB y mi afición al BJJ, además de mis innumerables viajes por el país

En Leith (Escocia), 2018.

Durante ese año estuve en cuatro ocasiones en Glasgow, me escapé unos días a Belfast a investigar sobre el conflicto de Irlanda del Norte.

En Belfast (Irlanda del Norte), 2018.

Desde allí también pude viajar a Nueva York, Washington y Boston

En el Central Park (Estados Unidos), 2018.

Mi aventura escocesa acabó con el increíble Festival de la ciudad, el Fringe, y sus preciosas Highlands

En las Highlands (Escocia), 2018.

Al volver, al cabo de los meses estuve un par de días en la Occitania francesa y pude visitar Marsella.

En Marsella (Francia), 2018.

Luego estuve en Atenas haciendo un voluntariado en un campo de refugiados. Descubrí la dura vida ateniense invernal, y el crisol cultural de los refugiados.

En Atenas (Grecia), 2018.

Volví a Marruecos, esta vez al norte, visitando Larache, Rabat y Tánger. Experimenté un Marruecos más profundo, en el que intenté mimetizarme.

En Tánger (Marruecos), 2019.

También volví a Nápoles, con mis dos hermanos, con el objetivo de enseñarle a mi hermano pequeño de 12 años otra concepción del mundo. 

En Nápoles (Italia), 2019.

Luego estuve en Georgia, en Rustavi y Tbilisi, mediante un proyecto europeo sobre construcción de paz y resolución de conflictos. Me acerqué a Asia. 

En Tbilisi (Georgia), 2019.

A partir de allí descubrí el mundo de la movilidad internacional que me llevó a pasar una semana discutiendo con árabes sobre voluntariados en Vilanova y la Geltrú.

En Vilanova y la Geltrú (Cataluña), 2019.

También estuve hablando y discutiendo sobre paz en Vilanova y la Geltrú (otra vez), en Viena, y en Georgia (otra vez), esta vez en la costa del mar negro. 

En los cañones de Okatse (Georgia), 2019.
En Viena (Austria), 2019.

Volví por unos días a Edimburgo y pude visitar Liverpool también.

Con Paul Mccartney en Liverpool

En aquel verano de 2019 adquirí un billete de ida hacia Gotemburgo (Suecia), y casi sin quererlo hice un periplo por las fronteras de Europa que me tomó 105 días, visitando 14 países: Suecia, Finlancia, Estonia, Letonia, Lituania, Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Rumanía, Bulgaria, Turquía, Chipre y Malta. Fue sin duda un viaje iniciático e inesperado, con una pequeña mochila y poco dinero.

En mis queridos trenes ucranianos. Costaban 4 euros, pasé unas 60 horas en ellos.

El 2020 lo inicié con un viaje por las Españas, visitando partes de Andalucía como Quesada, Córdoba, Andújar y Cazorla, con la pretensión de conocer mejor mis orígenes y acompañar a mi abuelo y a mi tía.

Tras la entrega del premio a mi abuelo.

En 2021 volví a retomar los viajes tras un año y medio de parón, visitando la Puglia y la Basilicata italianas, y Porto.

Preciosa y empinada Porto